Planifica eventos con del lado derecho del cerebro

Los seres humanos tienen cerebros extraordinarios. Hay más conexiones en un cerebro humano promedio que átomos hay en el universo, lo que significa que nuestro mayor activo es el super-ordenador que se encuentra entre nuestros oídos.

Procesamos la información usando dos estilos de procesamiento muy diferentes pero complementarios, conocidos comúnmente como el cerebro derecho y el cerebro izquierdo. El cerebro izquierdo se caracteriza por ser lógico, realista y centrado a la hora de trabajar. El cerebro derecho es creativo, emocional e intuitivo.Los lados izquierdo y derecho funcionan en una estrecha asociación y los organizadores de eventos dependemos de este delicado equilibrio de la creatividad y la lógica. Sin embargo, a menudo permitimos que los detalles ahoguen nuestra creatividad.

¿Cómo combinar ambos?

Algunas personas son lógicas, prácticas, organizadas y metódicas. No pueden dejar de ver todos los detalles y les es difícil resolver una situación hasta conocer todos los detalles. Estas personas son pensadoras del lado izquierdo.

Por el contrario, las personas del lado derecho son grandes creativos, disfrutan de la exploración y se centran en los aspectos visuales, emocionales y sociales de un evento. No necesitan saberlo todo para tomar una decisión.

El lado izquierdo del cerebro juega un papel fundamental y necesaria en la organización, pero dará como resultado eventos más bien aburridos. El derecho no sólo es el medio más imaginativo, sino que también es importante para hacer frente a los desafíos de planificación de eventos típicos: El lado derecho del cerebro es muy superior cuando se trata de tomar decisiones en circunstancias caóticas e imprevisibles. Además, cuando se trata de motivar a nuestro equipo o a nosotros mismos como a nuestros asistentes necesitamos pensamiento de nuestro lado derecho.

Cómo conseguir lo mejor de ambos mundos

El lado derecho del cerebro no es mejor que el cerebro izquierdo. Evidentemente necesitamos ambos lados para ejecutar eventos eficaces. Necesitamos pensar con el lado izquierdo para establecer nuestros sistemas y análisis, revisar los contratos y presupuestos; pero también necesitamos la imaginación del lado derecho para crear experiencias memorables, para manejar la dinámica del equipo y tomar decisiones sin dudar. No podemos perder de vista nuestra creatividad.

Para obtener el máximo rendimiento  es útil organizar el tiempo en bloques de pensamiento creativo y crítico. Por ejemplo, durante las primeras etapas de la planificación del evento se necesita mucha creatividad: no ahoguemos el flujo de ideas con todos los detalles minuciosos. Escribamos todos los detalles a los que habrá que prestar atención adelante, y démonos un tiempo para dejar fluir nuestra creatividad.

Organicemos también las tareas en función de las fortalezas de cada miembro del equipo: Conseguiremos así que todo el mundo desarrolle lo que mejor se le da, ¡y haga brillar su parte del trabajo!


Descubre qué podemos hacer por ti

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

¿En qué te podemos ayudar?

Acepto las condiciones de uso y política de privacidad